Las mejores playas de Menorca

Menorca es fantástica la mires por donde la mires. La isla ofrece maravillosas playas y calas, entornos paradisiacos sin nada que envidiar a muchos otros lugares del mundo. Desde las playas del sur, de arena blanca y aguas turquesas, hasta las playas del norte, de arena dorada, tierra rojiza, y aguas cristalinas. Junto con el gran valor natural de todos sus rincones, la convierten, sin duda en un paraíso merecedor de una visita.

Playas de Menorca Cala Mitjana y Mitjaneta
Cala Mitjana y Mitjaneta

Uno de los chicos del hotel nos explicó la manera de elegir la playa adecuada para ese día, mirando dónde sopla el viento. Si el viento es de sur, hay que ir a las playas del norte para evitar oleaje y medusas arrastradas por las corrientes, y en caso de que el viento sople de norte, la elección será una playa del sur por la misma razón. Hacer caso a esta recomendación os evitará llevaros una decepción acerca de la playa recomendada que soñabais visitar.

La Posidonia Oceánica es un alga que está presente en el Mediterráneo y, según expertos, es gracias a ella que podemos disfrutar de la calidad de las playas de Menorca, entre otras, y del ecosistema marino de la zona. Sin embargo, en ocasiones podemos encontrar restos de algas secas acumuladas en la orilla, que no son retiradas para la preservación de la playa, y que si coincide con nuestra visita, podemos llevarnos una decepción y esto suele ocurrir en primavera.

Por otro lado, la mayoría de playas vírgenes de Menorca suelen ser mixtas, en cuanto a la práctica de nudismo se refiere, por lo que, no es de extrañar que nos encontremos en más de una ocasión, algún culito rebozado en arena mirándonos (jejeje). En todo caso, los que practican nudismo suelen colocarse en un extremo de la playa de forma discreta. 

Para llegar a prácticamente todas las playas de Menorca hay que caminar un rato por caminos con desnivel y algo imperfectos, así que es importante llevar un calzado cómodo que te recoja bien el pie. Llevar unas chanclas sencillas de playa no sería lo más apropiado, a no ser que sean de aquellas que se atan al tobillo y con una buena suela.

Si nos preguntáis con cuál de las playas de Menorca nos quedamos os diremos que ¡son todas espectaculares! pero bueno va… os dejamos nuestras favoritas:

1. Cala Mitjana

Vista de Cala Mitjana
Vista de Cala Mitjana desde el mirador
Es una playa virgen de arena blanca y aguas turquesas rodeada de un denso bosque de pinos, en el sur de Menorca. ¡Realmente espectacular!

Cala Mitjana
Cala Mitjana
En la playa hay una cueva a la que se puede llegar a pie por el agua porque no cubre. En temporada alta suele haber mucha gente y al ser pequeña enseguida se llena. Es conveniente madrugar un poco e ir temprano pero, si puedes permitírtelo, viaja a Menorca a partir de la segunda semana de septiembre; hay buena temperatura y no hay tanta gente.

Para ir a Cala Mitjana, se sale desde Ferreries por la Me-22 dirección Cala Galdana y antes de llegar, hay que tomar un desvío a la izquierda que nos conducirá hasta el propio parking de Cala Mitjana, desde el cual tendremos que caminar unos 10 o 15 minutos. Si os gusta caminar, también podemos visitar la cala haciendo una excursión de 30 minutos desde Cala Galdana, que merece mucho la pena, ya que por el camino hay un desvío señalizado hacia un mirador, desde donde la vista a Cala Mitjana es espectacular y desde el cual, sin duda, se pueden sacar las mejores fotos de esta cala. También nos toparemos con una cantera de marés interesante de ver i con la hermana pequeña, Cala Mitjaneta, que apenas tiene arena pero esto probablemente, hace que sea mucho más tranquila.


Cala Mitjaneta
Cala Mitjaneta
En la playa no hay servicios de ningún tipo por lo que hay que tener en cuenta el llevar todo lo necesario para el tiempo que se vaya a estar, sobretodo agua y protección solar.
Y, si te gusta saltar desde las rocas, en Cala Mitjana podrás hacerlo.

2. Cala Pregonda

Cala Pregonda
Antes de llegar a Cala Pregonda

Lo que hace especial a Cala Pregonda, y de imprescindible visita, es el paisaje que la envuelve, prácticamente virgen, espectacular por el contraste de sus colores vivos; el color rojizo de la tierra, el dorado de la arena, el verde de la vegetación y el azul del agua, y sus extrañas rocas moldeadas por los fuertes vientos de tramontana. Con un poco de imaginación podemos observar, en una de ellas, la silueta de una mujer rezando, de la cual proviene el nombre de la playa (rezar=pregar en catalán).

Cala Pregonda
Cala Pregonda
Curiosidad: el peculiar entorno de Cala Pregonda la convirtió en la portada del álbum Incantations de Mike Oldfield.

Para llegar a Cala Pregonda hay que salir desde Es Mercadal hacia donde te indica la señalización “Platges costa nord” o “Camí tramuntana”. A unos 5 Km encontraremos el desvío que lleva a Cap de Cavalleria pero nosotros no tenemos que tomarlo, sino que debemos ir dirección Binimel·là y Cala Pregonda siguiendo las indicaciones. A otros 5 km encontramos otro cruce que debemos tomar a la derecha dirección Binimel·là y este ya es el que nos llevará al parking donde dejaremos el coche y ya por último nos tocará caminar entre 20 y 30 minutos dependiendo de lo lejos que hayamos aparcado. De camino, pasaremos primero por la playa de Binimel·là (muy bonita también), y desde allí debemos tomar el “Camí de Cavalls” dirección oeste. En Menorca está todo bastante bien señalizado, así que no hay pérdida.


Playa de Binimel·là
Playa de Binimel·là
Cala Pregonda no dispone de servicios, hay que ir bien provistos de agua, crema solar y comida si no se quiere comer en el restaurante de Binimel·là, que es el único de la zona. Y, como no os podéis perder el fondo marino, imprescindible llevar también un equipo básico de snorkel. Es increíble ver la realidad del lugar donde te estás bañando, y las aguas cristalinas de esta cala te permiten disfrutar muchísimo de la práctica de snorkel.


Cala Pregonda
Aguas cristalinas de Cala Pregonda
Desde la misma playa se puede ver el faro de “Cap de Cavalleria” a lo lejos.


Vista del faro de Cap de Cavalleria desde Cala Pregonda
Faro de Cap de Cavallería al fondo
Un poco antes de llegar a Cala Pregonda por el “Camí de Cavalls” hay una zona rocosa de un poco más difícil acceso, y allí se puede realizar una limpieza de piel con el tratamiento natural de la arcilla, lo comúnmente llamado “embadurnamiento de barro”. Si más no, divertido. La piel es verdad que te queda muy suave pero eso sí, luego las toallas quedan de color marroncito, por mucho que te retires el barro en el agua.

3. Cala Macarelleta

Cala Macarelleta
Cala Macarelleta
Cala Macarelleta es la hermana pequeña de Cala Macarella, dos playas espectaculares de arena fina blanca, aguas turquesas y denso bosque de pinos, similar a Cala Mitjana pero, en el caso de Cala Macarelleta, con una zona de baño más estrecha. Esta playa, también se encuentra en el sur de la isla.

Para llegar a Cala Macarella o Cala Macarelleta hay que salir desde Ciutadella, desde una de las rotondas de la Ronda Sur, tomando la salida que indica “Platges” junto a una señalización que indica el estado del aparcamiento (completo o libre). En temporada alta es muy probable que nos lo encontremos completo si no madrugamos.

Camino hacia Cala Macarella y Macarelleta
Camino hacia Cala Macarella y Macarelleta
Una vez llegamos al parking y aparcamos, nos toca una caminata de unos 20 minutos de bajada por una zona boscosa, hasta llegar a Cala Macarella. Para llegar a Cala Macarelleta nos bastará con caminar unos 5 minutos más, hay que cruzar entera Cala Macarella hasta el otro lado donde empieza un camino algo irregular y con peligro de tropiezo, hasta la preciosa cala. Desde este camino podremos contemplar Cala Macarella y sacar buenas fotos, y encontraremos, también una pequeña necrópolis de la época talayótica (cuevas) antes de subir unas escaleras talladas en la roca. Después de subir las escaleras, ya casi llegando a  Cala Macarelleta, hay un mirador con vistas impresionantes.
En esta playa tampoco tenemos servicios de ningún tipo pero a 5 minutos, en Cala Macarella, tenemos un bar-restaurante que nos puede sacar de algún que otro apuro.

Cala Macarella
Cala Macarella

4. Cala Morell

Cala Morell
Cala Morell

Cala Morell la podríamos describir como una piscina natural en el norte de Menorca. Paisaje rocoso rojizo y aguas cristalinas. En este caso no es una playa virgen, a diferencia del resto de playas que hemos comentado hasta ahora, sino que se encuentra urbanizada. Es una playa ideal para practicar snorkel, un fondo marino espectacular con muchísimos peces, ¡incríble! No hay nada de oleaje y la peculiaridad es que no es una playa de arena, sino de plataformas de hormigón desde donde saltar al agua, dotadas de escaleras para luego poder subir de nuevo.

Plataformas de Cala Morell
Una de las plataformas de Cala Morell


Dani haciendo snorkel
Dani haciendo snorkel

Para llegar a Cala Morell, desde Ciutadella hay que tomar el Camí d’Algaiarens que nos conducirá directos a la urbanización. La primera rotonda, una vez en Cala Morell, hay que tomarla a la izquierda siguiendo las indicaciones.

En el camino hacia la playa, y a mano izquierda, se encuentra la Necrópolis de Cala Morell, una de las más importantes de la isla, con un recorrido gratuito por 14 cuevas de la época pretalayótica y talayótica. Este combinado de impresionante paisaje, chapuzón en aguas cristalinas, snorkel y visita cultural, hacen de éste un rincón especial y de imprescindible visita.


Necrópolis de Cala Morell
Necrópolis de Cala Morell
Cueva en la Necrópolis de Cala Morell
Interior de una cueva

5. Cala en Turqueta

Cala en Turqueta
Cala en Turqueta
Cala en Turqueta es otra de las playas vírgenes del sur de Menorca que merece una visita. Como en la mayoría de las playas del sur de la isla, nos encontramos frente a un increíble paisaje de aguas turquesas y arena blanca, y para muchos es considerada la más bonita de la Menorca.

Cala en Turqueta
Cala en Turqueta
Para llegar a Cala en Turqueta, hay que salir desde la ronda sur de Ciutadella siguiendo la señalización. La playa dispone de parking a escasos metros y no hay que caminar más de 10 minutos.
Una vez allí, la playa dispone de socorrista y baños públicos. Lo sorprendente de esta playa es que las cuevas prehistóricas que hay, siguen habitadas y al parecer es algo de lo más aceptado por los menorquines, cosa que no ocurre en otras cuevas donde los habitantes fueron explusados, y donde está prohibido y sancionado dormir una sola noche.

6. Sa Mesquida

Playa de Sa Mesquida
Sa Mesquida

Es la playa más frecuentada por los habitantes de Maó. Una playa no tan concurrida como otras de la isla, preciosa y muy tranquila. Si quieres tranquilidad es una opción a tener en cuenta. El paisaje es rocoso, el agua es cristalina y dispone de socorrista.
Se llega desde Maó y está a 10 minutos y la playa dispone de parking gratuito a 5 minutos.
Muchas otras playas como Cala Escorxada, en el sur, o Cala Pilar, en el norte, también merecen ser mencionadas en esta entrada, son playas vírgenes realmente espectaculares, pero si disponemos de pocos días para visitar la isla, estas dos playas en concreto, son de las de más difícil acceso y se necesita de unos 40 minutos a pie para llegar a Cala Pilar y 50 minutos para Cala Escorxada. Sin duda, si disponemos de tiempo, merece la pena la caminata, además gracias a su difícil acceso, las hace más tranquilas en cuanto a gente. Hay que tener en cuenta que no encontraremos ningún servicio en ellas y hay que cargar con todo lo necesario (agua, protección solar y comida).

1 comentario:

  1. Interesante post!! Dan ganas de coger las maletas y perderse por Menorca!!
    Sin duda, tendremos en cuenta toda la información para nuestra primera visita, que seguramente será dentro de poco! ;)
    A la espera de que nos descubráis más rincones perdidos! :)

    ResponderEliminar

Déjanos tu comentario acerca de esta entrada