El gran templo de Beng Mealea

Templo de Beng Mealea
Templo de Beng Mealea
El magnífico templo de Beng Mealea, de la época clásica y contemporáneo con Angkor Wat, situado a unos 60 kilómetros de la ciudad de Siem Reap, fue uno de los lugares que más nos gustó en nuestra visita a Siem Reap y los templos de Camboya, no solo por su impresionante estado ruinoso, sino también por su multitud de increíbles rincones inmersos en la densa selva. Además su visita se hace bastante agradable sin las masas de turistas que encontramos en otros templos como Angkor Wat o Bayon.


Templo de Beng Mealea


La historia de Beng Mealea es hasta el momento desconocida y se conoce la época por su estilo. A pesar de no haberse encontrado inscripciones ni menciones, se cree que fue mandado construir por un personaje importante del momento, debido a su estratégica ubicación, en el camino real hacia Koh Ker y, directamente comunicado, por un canal, con el Great Lake (Gran Lago).




Beng Mealea está compuesto de tres recintos cuadrados concéntricos con dos ejes perpendiculares muy marcados, de los cuales uno de ellos se encuentra ligeramente desplazado, lo que hace romper la simetría en el eje opuesto. En el punto de intersección de los ejes se sitúa el santuario central del cual solo quedan piedras amontonadas.

Raíces abrazando templo de Beng Mealea
Las raíces abrazando el templo


Una vez entramos en el templo, nos damos cuenta del poder de la naturaleza. Es increíble como las raíces de los árboles, el verdín en las piedras, se han apropiado del lugar reclamando su espacio. El estado actual del templo es tal cual se lo encontraron cuando lo descubrieron, excepto por una estrecha pasarela de madera que facilita el paseo de los visitantes, instalada no hace muchos años. Probablemente, esta autenticidad del lugar es lo que lo hace especial.

Templo de Beng Mealea
Pasarela de madera para recorrido seguro por Beng Mealea
Templo de Beng Mealea

Los niños camboyanos corretean por allí descalzos, como en el resto de templos que vimos, y a su vez vigilan que los turistas no suban encima de los restos de piedras amontonadas, por peligro a derrumbe o a caídas. También se dice que hay muchas serpientes en el lugar pero la realidad es que nosotros no vimos ni una.

Templo de Beng Mealea
Niños jugando en el templo de Beng Mealea
Templo de Beng Mealea


Si visitas Camboya no dejes de ver este templo. Seguro que te dejará con la boca abierta como a nosotros.



0 comentarios:

Déjanos tu comentario acerca de esta entrada